domingo, 7 de febrero de 2010

first february's weekend

La persiana está abajo en este cuarto,
versos que dicen todo y dicen nada,
pensamientos que ya empapan mi almohada,
Aute de fondo susurrando
"je vais faire l'amour avec toi"...

No consigo concentrarme y me digo
no seas tonta que aquí no se está tan mal,
pero la vida me demuestra lo contrario
día a día voy matando la esperanza de escapar.

Sólo espero esa sonrisa tribulada
y aunque mientas, me regales ese instante
donde dices tan seguro
que todo irá mejor.
Esa voz que me repite cada día,
no estés triste y descansa, vida mía,
ya verás como mañana te encontrarás mejor.

He intentado levantar esa persiana,
escribir mil idioteces que hagan gracia,
y secar mi almohada a carcajdas,
y otra música de fondo,
que no me arranque la emoción.

Y con todo he conseguido más bien poco,
tras el cristal todo estaba nublado,
la almohada casi muere en un naufragio,
cuando oí a Silvio susurrando
"mi unicornio azul, ayer se me perdió"...

Sólo espero que consigas darte cuenta,
y aunque sea difícil al final comprendas
que aunque ponga voluntad
no habrá nada en el mundo
que me haga olvidar que no estás cerca,
que me enseñe a vivir sin repetirme
"cuánto te echo de menos"...

Hace ya un año; un año desde que ella murió.
La tristeza me invade por momentos, y me hace llorar.
Pero, aunque lo trato, no logro olvidar que, aún sin su presencia, él estuvo a mi lado.
Me hizo sonreír en los peores momentos.
Hizo, incluso, que me sintiese más perdida sin él que sin ella.

Por aquel entonces su cometido era cuidar de mí, su trabajo consistía en ser mi ángel de la guarda.
Por aquel entonces, nuestro mutuo cometido era lograr sonrisas en la distancia y con las palabras.
Aquel fin de semana no fue bueno para ninguno de los dos, ambos vivimos una mala experiencia.
Por aquellos días nos pedíamos a "gritos" no desaparecer jamás, no romper lo que teníamos.
Por aquellos días, la razones del insomnio eran conversaciones interminables.
Aunque siempre tuviesen un final.

Recuerdo, más bien, tengo que admitir que he vuelto a leer parte de la conversación,
que ya le advertí y me advertí a mí misma que aquello terminaría tarde o temprano.
"Todo es eventual en el mundo" le dije.
A lo que él respondió "Muchas ideas tuyas no me molan, no sólo las políticas".
Pidió un deseo y se lo hice realidad, pero para entonces ya no tenía valor.
Ni siquiera sé qué pasó con aquella carta.

Ante situaciones como esta, las personas pasan por diversas etapas.
Algunos experimentan odio, rencor, ira, tristeza, abandono. Otros no sienten nada.
En mi caso hubo un poco de todo y un poco de nada.
Primero fue la negación. Después la lucha por una batalla ya perdida.
Más tarde la desilusión y la aceptación. También la indiferencia.
La incomprensión, la necesidad, el anhelo. La gratitud.
Y estas dos últimas etapas parece que durarán siempre, a pesar de que una vez dije que todo era eventual.

Hace poco intenté reanudar algo, aunque fuesen conversaciones vacías o, incluso, hirientes.
Y ni siquiera esa vez supe jugar bien mis cartas. Él, como tantas otras veces, tenía razón.
El día que yo ganase sin que él se hubiese dejado ganar, se acabaría el mundo.
Así que perdí, pero lo tengo asumido, como dije una vez "siempre tuve vocación de suicida".

3

2

1

La vida da muchas vueltas...




3 comentarios:

Angeliq Lipstick and Danielle Blush dijo...

chulaa.. gusto saber de ti !! besitos

Porunpispas dijo...

Hmmm.
Es curioso el que me encuentre en una situación muy parecida a la tuya... No tengo una respuesta, no sé porqué merece la pena sonreír, vivir, buscar una felicidad que palie la tristeza de los que quedaron atrás. Todo es eventual, cuánta razón tienes. No sé porqué merece la pena hacer todo esto, pero de hecho, la merece. Cuando el mundo cotidiano te oprime en sinsentidos, días grises, puertas cerradas o demasiado abiertas... Parece que la única solución es buscar consuelo en unos brazos, en un corazón que te cobije, que te haga olvidar en la felicidad fugaz. ¿Valdrá, realmente, la pena el amar y ser amado? Siento todo el discurso, sé que no tiene ni pies ni cabeza y que me estoy pasando de largo C: . Las únicas certezas que tengo en esta vida son que el amante te hace feliz mientras esté; pasear sola descubriendo rincones que fotografiar, escribir o simplemente disfrutar hace que se relaje el interior, que se expanda el alma recobrando el aliento; que la familia siempre está para ofrecer una sabiduría que tal vez no quieras escuchar o para tomar un té viendo una peli; que los libros son la huída más fácil e instructiva que conozco; que en ocasiones debemos recapacitar y preguntarnos si el camino que hemos elegido durante tanto tiempo y hemos seguido ciegamente es el que nos apetece seguir; que el motor del mundo es el amor, la amistad, las sonrisas, las volteretas en el césped, las zambullidas en el mar, los olores de la canela, del bizcocho, del curry, del café, de los bosques; sé que la música te eleva a dimensiones increíbles y cambia completamente la paleta de colores conque veas el día a día; que viajar es la mejor manera de renacer, una y otra vez; que observar el firmamento hace que te olvides de ti misma; en definitiva:
Sé que vivir es lo que hay. La vida es lo que tenemos, ni más ni menos. Y una se siente reconfortada, completa y parte del engranaje del mundo cuando es feliz. Así pues, ¿qué menos que buscar esas pequeñas cosas, esos instantes efímeros, esas ansias de aprender?
Espero no haberte aburrido demasiado, y recordarte que al otro lado de la cuerda tienes a una amiga que, aunqnue como tú, esté completamente perdida en este caos que es el camino hacia nada, te quiere y quiere que seas feliz, que te sientas bien contigo misma y con el universo que te rodea.
Gracias por leer hasta aquí :P
¡Un abrazo y un beso enormes, cargados de fuerzas y muchos soles!


Maia.

Yo misma dijo...

Hola, estaba mirando algunos blog, y no sé muy bien como pasando de uno a otro he llegado al tuyo... y si me he detino ha sido porque esta canción es muy importante para mi, me la canto mi mejor amigo con una guitarra, una tarde desastrosa que yo pensaba que no podría superar.
Gracias por traerla a mi mente una vez mas...