miércoles, 5 de mayo de 2010

babyO

Tus hijos no son tus hijos, son los hijos y las hijas de la vida por sí misma.
Llegan a través de ti, pero no vienen de ti; y aunque estén contigo, no te pertenecen.
Puedes albergar sus cuerpos, pero no sus almas; porque sus almas habitan en la casa del mañana, un lugar que no podrás visitar ni siquiera en tus sueños.
Puedes intentar ser como ellos, pero no intentes hacerlos semejantes a ti.



4 comentarios:

Julia Jiménez Hens dijo...

Encanta de conocerte! Me alegra que hayas hecho un esfuerzo por entender el texto, y me gusta también que me des tu opinión; poca gente lo hace!

En fin, un abrazo muy fuerte!! Cuidate ;)

Porunpispas dijo...

Toda la razón.
C:
Yo también quiero verte ^^

Stella dijo...

Gracias por pasarte por mi blog. Qué foto tan bonita! besos

Julia Jiménez Hens dijo...

Qué genial! Tengo que probarlos...!! Si si si si... los buscaré por Madrid!!! jajaja